Sanar las heridas de reconocimiento con Liberación del Pericardio

Una de las necesidades básicas del ser humano es la de ser reconocido. El niño necesita ser reconocido y valorado por sus padres, y más tarde por12308662_10207579032090004_9148363015223535664_n sus maestros, amigos y compañeros de trabajo. Somos capaces de hacer muchas cosas con tal de ser reconocidos. Y somos capaces de sacrificar muchas cosas por ser reconocidos.
Como trasfondo, existe un olvido ancestral de sí mismo. Es el olvido del espíritu, de la chispa divina que somos. Hemos crecido en la creencia de que el cuerpo y el espíritu son cosas distintas, y pasamos la vida buscando re-unirnos a través del encuentro con “el otro”, viviendo desde nuestras heridas de reconocimiento (social, familiar, pero el más importante, el de uno hacia sí mismo).

Mientras no seamos capaces de recordar que somos seres espirituales (divinos) y de reconocernos a nosotros mismos (de reconocer el espíritu en nosotros, nuestra luz), nuestras relaciones estarán basadas en esa búsqueda de reconocimiento, en esa necesidad de ser vistos, y tampoco seremos capaces de “ver” realmente a las personas con quienes nos relacionemos. A esto lo llamamos “relacionarse desde la herida”. Esto seguirá generando competitividad, frustración y vacío existencial, lo que afectará fundamentalmente a nuestro Corazón/pericardio, la sede del alma, el guardián de nuestra conciencia, quien influencia fuertemente nuestras relaciones.

Ser reconocido, ser visto, es sentir que la otra persona sabe quién soy, y que más allá de las apariencias, me valora y me acepta. Pasamos la vida buscando en los demás lo que debe nacer de nuestro interior. Por eso se dice que lo que buscamos fuera ya está en nosotros. ¡Es tan hermoso cuando nos damos cuenta!En cada una de nuestras células hay Vida. En cada una de ellas existe la chispa de nuestra divinidad, que al ser reconocida, vuelve a expandirse y a vibrar en la frecuencia del Amor, que es su naturaleza esencial.
Cuando est19422_779994722088954_8350792018577256493_nVida es reconocida, nuestras células se vuelven a expandir y a unir en una sola vibración, y nos sentimos aceptados, respetados, honrados. Entonces sólo podemos sentir Gratitud. Y entonces volvemos a sentir la necesidad de compartir, de dar, y ya no andamos como niños, sino como seres divinos que aman y se sienten amados por la Vida representada en cada ser con el que se cruzan.

Me gusta la expresión “te veo” que usan los personajes de la película “Avatar”. He leído que se interpreta como “veo tu alma, tu verdadera esencia, veo quien realmente eres”. Es un reconocimiento, una forma de recuperar nuestra esencia divina a través del respeto mutuo y de honrar la naturaleza del otro. Otra forma de reconocimiento es dar las gracias. Así es como trabajamos cuando liberamos el pericardio. Agradecemos constantemente la experiencia, reconocemos el regalo de poder compartir este momento, y nos maravillamos y nos llenamos deGratitud ante la Vida que se expresa libremente cuando es reconocida. Esta es una de las razones por las que este tratamiento es tan LIBERADOR.avatar-1940-300x187

Cuando lo recibimos, nos sentimos reconocidos, aceptados y valorados a un nivel muy profundo, al nivel de las células, con toda su memoria ancestral. Entonces éstas se dilatan, se expanden, y recuperan su vibración de Vida en constante expa
nsión, vuelven a bailar su danza sagrada 
(¡y qué gozada bailar con ellas!). Es entonces cuando el alma, al sentirse reconocida, puede manifestar sin miedo su verdadera naturaleza, que es luz, que es Vida, que es Amor.

“La energía se mueve en olas. Las olas se mueven en patrones y ondas de forma. Los patrones y ondas de forma se mueven en ritmos. Un ser humano es simplemente esto: energía, olas, patrones, ondas de forma, ritmos. ni más ni menos. una danza.”
Gabrielle Roth
11954559_1141408965888489_935038315486393436_n
Hoy me rindo ante la magnificencia de la Vida y me dejo llevar por su flujo, permitiendo que se exprese lo que Yo Soy sin filtros. ¡Me entrego y me atrevo a vivir!
Tratamientos de Liberación del Pericardio previa cita aquí:
[email protected]