El Pericardio, protector de la Vida

La Liberación del Pericardio (Osteopatia Bioenergética Celular OBC) es una terapia natural evolutiva que trabaja el cuerpo físico así como el psiquismo de la persona.

El corazón es el primer órgano que se forma en el estado embrionario y el último en dejar de funcionar cuando morimos. Es el pilar central de nuestra vida, sin el cual la esta no sería posible. El pericardio es un conjunto de membranas que envuelven y protegen al corazón de los fuertes impactos emocionales que inevitablemente acompañan la vida.

liberación-del-pericardio2

Es el pericardio quien primero recibe estas experiencias dolorosas, accionando potentes mecanismos de protección para la supervivencia del corazón. Por la relación anatómica y neurofisiológica del pericardio con todos los demás sistemas corporales, el trauma llega a afectar a otras partes del cuerpo donde la vida se retrae formando bloqueos, con la consecuente pérdida de energía y vitalidad. Mientras, con el tiempo, las fuertes fibras del pericardio se endurecen y se deforman, y la fuerza de la Vida deja de expresarse hacia el exterior (en el sano disfrute de dar y recibir) para retraerse en el interior reduciendo su función únicamente a sobrevivir.

Como terapia manual, se trabaja a través del tacto en un proceso de escucha y de relación.
Durante el tratamiento, el tocar es a la vez una llamada al cuerpo y al psiquismo. A través del tacto y de una profunda escucha y comunicación con las células, se liberan las memorias traumáticas alojadas en el cuerpo y el alma. El corazón y la mano se encuentran.

Este gesto terapéutico tiene por vocación movilizar las fuerzas de auto-curación del organismo, es un tocar que despierta y amplifica la danza de la vida que habita cada cuerpo humano, una conciencia rítmica con la que el terapeuta puede conectar y acompañar desde el respeto.

Esta forma de “tocar escuchando”, permite crear una verdadera relación de profundidad entre la persona y el terapeuta 19422_779994722088954_8350792018577256493_nfavoreciendo la empatía, la presencia y la escucha de la persona, lo que relaja las tensiones físicas y psíquicas.
La Liberación del pericardio concibe a la persona como una unidad y establece un puente que favorece la reconciliación definitiva del cuerpo y el alma. Así, durante un tratamiento se libera la fuerza de la vida/conciencia/espíritu de una forma profundamente bella, respetuosa y auténticamente liberadora.

La Liberación del Pericardio (Osteopatía Bioenergética Celular) está indicada para todo tipo de problemas, psicológicos, emocionales y físicos. También está indicada para el acompañamiento en el tránsito de nuestro último viaje, procesos terminales y estados de coma.

Otras aplicaciones interesantes son:
Acompañamiento en el desarrollo personal: manejo del estrés y la ira, el desarrollo de la conciencia corporal, cambios de ciclo (vital). Acompañamiento al embarazo y post-parto el dolor de espalda, circulatorio y trastornos digestivos, así como en el trabajo de interiorización de la experiencia Trastornos funcionales: migraña, estreñimiento, colitis, trastornos digestivos, ginecológicos y urogenitales, mareos, vértigos, fibromialgia, depresión, fatiga, desequilibrios endocrinos, trastornos de sueño, musculares…

Por último, es importante recordar que la Vida es Sagrada, y que el permitir que esta circule y se exprese libremente, es la llave de la Salud.

Tratamientos de Liberación del Pericardio previa cita aquí:
[email protected]

llave

(Publicado en el blog de UNO Festival de Movimiento y Danza Consciente)