Rito de paso a la Maternidad. Blessing Way

Es común en el sudeste asiático y en muchas culturas, celebrar una ceremonia para la madre primeriza. Esta ceremonia marca dos asuntos importantes del embarazo: la reunión de amigos y familiares alrededor de la embarazada significa el primer paso del bebé en su transición como miembro de la sociedad, y segundo, a través de la ceremonia, se promueve un estado de y bienestar en la futura mamá para su entrega a la labor de parto con total confianza.

En América del Norte (tradición de los indios navajo)  se conoce a este rito de paso como Blessingway, y sirve entre otras cosas para reunir en torno a la mujer embarazada a sus amigas más cercanas (y a las que podrían llegar a serlo), para así crear una red de apoyo emocional, la cual resultará muy útil a la futura madre en el momento del nacimiento de su bebé y durante el puerperio.
De este modo, se da a otras madres presentes en el círculo, la oportunidad de compartir sus experiencias positivas edificantes. A menudo sirve también para que la futura madre pueda expresar sus temores o sus preocupaciones en un ambiente seguro y recibir el apoyo y amor que necesita.
Con este precioso ritual, se crea también una red de apoyo emocional (y práctico), la cual resultará muy útil a la futura madre en el momento del nacimiento de su bebé y durante el puerperio.
Tanto si es la primera vez como si ya ha parido antes porque cada nuevo embarazo puede ir acompañado de un nuevo y diferente Rito, pues una mujer afronta la llegada de cada nuevo hijo con más sabiduría, y llevar a cabo esta ceremonia es también una manera de bendecir cada nuevo nacimiento de una manera única e irrepetible.

El recuperar el sentido de lo sagrado, de lo eterno y de lo femenino, reconociendo el compromiso y la energía que implica ser madre, puede ser una maravillosa puerta de entrada para el verdadero rito de pasaje: el parto… una de las experiencias más intensas e inolvidables que una pueda vivir una mujer.

Asistentes a esta ceremonia: La futura madre y las mujeres, amigas y familiares a quien ella quiera invitar. También puede asistir el futuro papá, así como los hombres a quienes se quiera invitar. Bebés y niños bienvenidos también 🙂

Facilita la ceremonia: Noraya Kalam
Opciones gozosas de enriquecimiento para la ceremonia: 
Canto sagrado y/o Belly Painting con Tania Ruzs:
“Los cantos sagrados sobre el vientre de la madre, se convierten en un lazo de unión que fortalece el vínculo entre madre e hijo. El bebe lo recibe como una bienvenida  a esta nueva experiencia de vida, dotándolo de gran seguridad y confianza. No solo él o ella se benefician de esta elevación de la vibración mediante el sonido sagrado, también la madre se llena de gozo y serenidad al sentir este acuerdo de amor desde su gran ser. En ocasiones el bebe se comunica mediante el movimiento en el vientre, reconociendo los sonidos incluso susurrándonos quién es y cuáles son las cualidades que trae. Toda vida  es un acuerdo perfecto entre los padres y los hijos para desarrollarse y crecer juntos. Hay realmente un objetivo común de aprender y reconocerse a través del amor.”
~ Tania Ruzs

Información y contacto: [email protected] (Noraya)

 

«Érase una vez una reina, que no tenía ni corona, ni cetro y no había tenido nunca ni siquiera un reino.
Pero esta reina era especial: tenía unos ojos profundos llenos de amor, los labios entreabiertos listos para depositar caricias de sonidos y las manos dispuestas a donar cariño y dar consuelo.

Sus pechos eran promesas de leche y mimos. Su vientre era hermoso, grande, radiante como el sol en el cielo. En ella, en realidad, se estaba cumpliendo el grande proceso de amor que transformaría una “gota de Luna” en su amada criatura.
Para honrarla a ella y a su pequeño tesoro las mujeres cercanas a ella decidieron honorarla con una fiesta: el hada del bosque usó el preciado hilo de araña para tejerla un vestido cálido y ligero; la pequeña ciempiés, con amoroso cuidado, le peinó su cabellera real… Entre masajes y caricias, té y dulces, este círculo de mujeres concentró la energía necesaria para hacer un regalo de amor a esta reina, el cual podía ser utilizado en el maravilloso momento de su parto». 

***Propuesta para el post-parto:

RITO DE APAPACHAR A LA MADRE:
Es un rito de cierre, muy sencillo, en el que sólo necesitamos un rebozo. Con este ritual, ayudamos a la madre que recién a dado a luz, a devolver su cuerpo y su campo emocional a un equilibrio, ya que tras el parto, estos quedan muy abiertos y expuestos.

Asistentes a esta ceremonia: La madre que acaba de dar a luz y su pareja, y las amigas o familiares que lo deseen.