Abuela Agnes Baker-Pilgrim: Agradece al agua por la vida

AggieFeaturePic2-2yop39mzfxexhd17rs01kw

Honrada como “Tesoro Viviente” por su tribu, las tribus confederadas de Siletz, y como una “Leyenda Cultural Viviente” por el Consejo de las Artes de Oregón, la abuela Agnes Baker-Pilgrim (o “abuela Aggie” como se le conoce cariñosamente) es una embajadora para la Madre Tierra que ha tocado las vidas de la gente de muchos países, ayudándonos a recordar las formas sagradas de vida que hemos venido a compartir como la gente de la Tierra.

El siguiente es un mensaje de la abuela Aggie al mundo, en el período previo al Día Mundial del Agua 2015:

“He estado hablando acerca de agua en todo el mundo por cerca de 15 años.
El Creador me hizo un llamamiento para ser la Voz de los sin Voz, y durante mucho tiempo yo no supe lo que eso significaba. Pero luego me di con uno de ellos, que necesita nuestra voz, es el Agua.
Y el espíritu dijo, todos los seres humanos vinimos del agua en el saco amniótico del vientre de nuestra madre y el Agua es nuestro primer medicamento. Hemos de cuidar de ella y protegerla. No sólo para ahora, sino para las siete generaciones por venir, para quienes todavía no han nacido.

El agua es muy sagrada. Todos nacemos en el agua. Tenemos la obligación de cuidar de ella.
El 75% de nuestro cuerpo está compuesto de agua. Hay agua en la sangre, el agua en nuestras lágrimas, el agua en nuestra saliva, y el agua en nuestro cerebro. El cerebro tiene millones y millones de células y cada una tiene que ser cubierta con agua. Los elementos que se encuentran en buena agua son lo que necesitamos para engrasar nuestras articulaciones. Si usted es un anciano como yo escuche, para que pueda tener estos elementos fluyendo a través de su cuerpo.

aggie

Y me encontré con que el agua puede oír. Así que háblale al agua dentro de ti y agradécele por tu vida. Cuando uso el agua – ya sea que estoy bebiéndola o cocinando con ella, tomando una ducha, lavándome las manos, lavando mi ropa, me lavo los dientes o tirando de la cadena … Dondequiera que use del agua, la bendigo.
Creo que si haces un ritual con agua todas las mañanas y agradeces por tu vida – incluso si lo haces por dos semanas – sentirás una diferencia en tu cuerpo.

Voy a cumplir 90 años. El agua me mantiene ágil y fuerte y bien, porque cuando bebo mi agua le digo, “¡Te amo! Haz lo que tengas que hacer para cuidar mi cuerpo. Tú conoces tu trabajo y yo siempre te bendeciré “.
Cuando estoy de pie en la ducha, “Bendíceme. Te amo.”

Cuando estoy conduciendo mi coche por un puente sobre el agua de cualquier parte del mundo yo digo: “Dios te bendiga agua. Gracias por todo lo que vive en ti y beber de sus depósitos.” Y le agradezco de esa forma.

Cuando estoy en un avión y miro por la ventana y veo los lagos y los ríos y océanos, bendigo el agua. Doy las gracias por cuidar el hábitat y a las ballenas y a todos los que están en el agua. Nosotros los seres humanos, nosotros los “dos piernas” somos los guardianes de este planeta. Es nuestro trabajo.

Hace mucho tiempo que el Creador Amado me despertó en el Tiempo del Sueño y él dijo: “Ve y se esta Voz para el agua. Habla del agua en cualquier lugar a donde vayas, de que es nuestra primera medicina.
Todo el mundo tiene que cuidar del agua. No tanto para los adultos, sino para los niños que van a venir después y durante las siguientes siete generaciones de no nacidos.
El agua debe ser preocupación de todos. Sin agua todos morimos. Toda la vida muere. El agua es preciosa.
Rezo para que todos aquellos que veais esto, cuideis también de vuestra Madre Tierra allá donde viváis y cuidéis el agua que os rodea y el agua que está dentro de vosotros.

AGRADECE  AL AGUA POR TU VIDA.

Traducido por Noraya Kalam del artículo original: http://upliftconnect.com/thank-water-for-life/